Madrid, tú [~R]

20130809-054345.jpg

Estas son las noches de un destello, mis pálpitos.

Vengo de la humareda del campo quemado, llego de la encendida montaña de fuego, aún conservo el olor a leña y tú me dices, cuando te asomas a mí, que escribo con tinta del zapato, que mis pies ya no andan solos, que no camino si no escribo.

«Prefiero verte que no, prefiero oírte y mudarme rapaz, tierno salvaje, boca ligera», me lees escribir de noche, Madrid.

Me limpias la carbonilla de la sonrisa y te escucho si quiero volver.
Si te escucho quiero volver.
Madrid me viene dado a paseos; pienso que debo volver.
Me gusta ahora más, Madrid con sus caminos.
Madrid por cómo paseamos.
Y es que no es Madrid, eres tú quien me gusta.

Dicen que han conocido Madrid del perfil de tus muñecas, y no me extraña, son bellas guías.
Has enseñado Madrid en solo un palmo, del dedo corazón la dura acera hasta en tu pecho jardines rojos.

Madrid canalla rómpete en trozos, Madrid nuestro, hazte pedazos,

y dame pie en sus muñecas, dame boca en sus palabras.

Madrid, piérdete en ella, yo me pierdo contigo.

Si no comentas un fémur se comerá tu merienda:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s