Joe El Bárbaro: Grito a la desconexión del Mundo [Sin Spoilers]

Me temo que eso es totalmente imposible: Hemos hecho un voto solemne de cobardía.

A Joe le encanta dibujar, su padre murió en la guerra de Irak a causa de una mina pisada por su compañero de patrulla. Es solitario, no tiene  amigos en la escuela pero no le importa ya que al llegar a casa tiene a su querida mascota, el ratón Jack. Es un reflejo de la generación romántica, una pérdida del gusto por la realidad y un amante profundo de su mundo propio, único e irrepetible.

El problema ocurre cuando a causa de su diabetes sufre un shock hipoglucémico y acaba perdiendo el control. La realidad y la fantasía surgen a partes iguales.

No estamos en la clásica historia donde la realidad y la ficción se unen en una historia de fantasía sino que la historia se desarrolla interdependientemente entre ambas formas de percepción pero con una brecha clara entre las dos. Aparece aquí la duda, un poner delante la definición de ficción: ¿cómo de importante es la ficción para la realidad?, ¿cuanto de realidad tiene una ficción que es subgenero de la realidad?, ¿qué es vivir sino percibir? Una obra que en su profundidad da a luz muchos interrogantes que en su simpleza y claridad nos dejarán pensativos.

Pero hay que dejar claro que ante todo Joe El Barbaro es una historia de fantasía épica en el que la realidad se traspone como un universo increíble lleno de aventuras guiados por Chakk, el ratón malabarista, miembro de los guerreros bárbaros de la dinastía de hierro, aparecen variopintos personajes arquetípicamente nuevos con gran carisma que nos hará encariñarnos del universo de ficción: la torpeza del príncipe enano de los piratas, la reina Bree, la historia del caballero de hierro, los juguetes, la magia y la maldad del Rey Muerte creador de la noche eterna.

 ¿A quien se le ha ocurrido esta idea brillante?

Entrando en detalles más tecnicos Joe El Barbaro es una maxiserie de 8 números escritos por mi infinitamente apreciado Grant Morrison, o como a mi me gusta llamarle, el calvorota psicotrópico. Autor ampliamente conocido por su gusto por el las historias complicadas, con un alto grado de simbolismo y abstracción que a algunos deja sorprendidos con finales (o historias completas) incomprensibles o descolocadas espacio-temporalmente. Esto no ocurre aquí.

 Desde la calle Osito de Peluche hasta las colinas Base Estelar. Gameland está en llamas. Y las alcantarillas están atascadas de tripas y relleno.

Encontramos a un Morrison controlado, es decir, que se retiene no dejando correr su afluente de caos creativo, centrándose en otros aspectos de la creación de la obra que introduce puntos simbólicos y posmodernos de forma moderada que dotan de un interés mayor al cómic pero no se limita a ello, la historia no es una excusa para ello: cuenta una historia de fantasía donde la mezcla de realidad-ficción da un paso más de donde nos habíamos detenido en Alicia a través del espejo, nos da acción y aventuras, espadas y magia, la lucha de ese gran héroe que es Joe el Barbaro, el Moribundo, que se enfrenta al Rey Muerte, causante de la noche eterna, cruzando la realidad para restaurar la luz del reino. Una historia fantástica clásica pero que aun así no es superficial.

«Cuando creas tus propias historias y personajes, hay un cierto orgullo y una cierta libertad que quizás sean un poco más profundas que cuando trabajas con marcas registradas de otra gente. Hay una especie de frescura que dimana de hacer historias que no cargan con un equipaje de trescientos años de antigüedad. Eres capaz de ir a lugares que son quizás un poco más interesantes y desafiantes que los que permite el material corporativo. […] El material de propia creación puede ser más ambicioso, más concentrado tal vez. Las historias son finitas y completas. Y hay cierta clase de alivio cuando nadie ha escrito los personajes antes, de forma que nadie puede quejarse acerca de cómo deberían o no deberían ser.» – Grant Morrison, Fragmento extraído de Zona Negativa

El dibujante, Sean Murphy, se luce totalmente en cada una de las viñetas, dota a los personajes una movilidad propia y el grado de detalle en cada pincelada es increíble: no es de extrañar que encontremos numerosos guiños de otra series escondidos es algunas viñetas y en otras nos sorprenda con el grado de dinamismo que le dota a las figuras, refleja perfectamente en un solo estilo de dibujo la diferenciación de los dos mundos. Sin perder en ningún momento un trazado elegante y profesional.  Geniales esas splash-page y los dibujos que recogen una gran amplitud, con vistas a la lejanía sobretodo aquellos donde se observa el cielo. Las portadas se merecen un a mención a parte: Son maravillosas.

En conclusión diría que no estoy seguro que hacéis leyéndome a mí si podéis leer a un genio como Morrison haciendo una aventura apasionante retratada de manera excepcional por Murphy.

Y cuando os pregunten, recordad siempre donde habéis estado:

En mi propio mundo.

Si no comentas un fémur se comerá tu merienda:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s