No puedo dormirme (III)

Las cuatro y cuatro -¿no puedes callarte de una vez? Molestas tecleando y pareces mi madre. ¿Lo dices por la bata? Claro que no, la bata te queda bien, hace frío de cojones.

Si quieres cierro la ventana.

-No lo hagas, si la has abierto será por algo.

Me gustaba el sonido de la lluvia y quería escucharlo mejor.

-¿Ya estás de nuevo en la ‘fase Proust’? Mira que Pilar se enfadará contigo por volverte gilipollas.

Y yo te digo: «EXISTIESE de otro modo que como alucinación dispersa de agonía.»

-¿Mallarmé? Quieres beberte de una vez eso y acostarte, dejar de hablar contigo mismo y ser una Personadeverdaddelasqueatienden mañana?

Puede.

La visión de estar solo en una habitación viendo a tu cama como una desconocida es horrible. ¿Por qué las lenguas de la penumbra son incapaces hoy de llevarme hoy ante las puertas protegidas por el dragón, el hipogrifo y el unicornio? La luz es cada vez más débil, una mezcla del destello de la pantalla y del cielo de nubes moradas. Dame fuerza. En la oscuridad me parece ver una figura siempre atenta, una figura que son varias y todas ellas buenas . Las figuras de la noche me dan mucho miedo. Dime quién eres y a qué has venido. Príncipe de dónde.

Debería escuchar algo, o nada. Meterme ya en la cama e intentar que el sueño sea sueño.

Me cuesta fiarme de mí mismo. Creo que estoy inseguro por algo.

El otro día la lluvia olía mejor.

Qué frío.

Háblame de fracasos, vida, rumbos de pintores locos.

¿Vas a ser capaz de soportar un minuto más?  Ahora me viene a la cabeza la historia: las puertas de Kadath. La tierra del sueño.

Cuando Randolph Carter cumplió los treinta años perdió la llave de la puerta de los sueños.

Anteriormente había compaginado lo insulso de la vida cotidiana con excursiones nocturnas a extrañas y antiguas ciudades situadas más allá del espacio, y a hermosas e increíbles regiones de unas tierras a las que se llega cruzando mares etéreos. Pero al alcanzar la edad madura sintió que iba perdiendo poco a poco esta capacidad de evasión, hasta que finalmente desapareció por completo.
Ya no pudieron hacerse a la mar sus galeras para remontar el río Oukranos hasta más allá de las doradas aguas de campanario de Thran, ni vagar sus caravanas de elefantes a través de las fragantes selvas de Kled, donde duermen bajo la luna, hermosos e inalterables, unos palacios de columnas de marfil veteadas.
Había leído mucho acerca de cosas reales y había hablado con demasiada gente.
Los filósofos, con la mejor intención, le habían enseñado a mirar las cosas en sus mutuas relaciones lógicas y a analizar los procesos que originaban sus pensamientos y desvaríos. Había desaparecido el encanto, y había olvidado que toda la vida no es más que un conjunto de imágenes existentes en nuestro cerebro, sin que se dé diferencia alguna entre las que nacen de las cosas reales y las engendradas por sueños que sólo tienen lugar en la intimidad, ni ningún motivo para considerar las unas por encima de las otras.
La costumbre le había atiborrado los oídos con un respeto supersticioso por todo lo que es tangible y existe físicamente.
Los sabios le habían dicho que sus ingenuas figuraciones eran insulsas y pueriles, y más absurdas aún, puesto que los soñadores se empeñan en considerarlas llenas de sentido e intención, mientras el ciego universo va dando vueltas sin objeto, de la nada a las cosas y de las cosas a la nada otra vez, sin preocuparse ni interesarse por la existencia ni por las súplicas de unos espíritus fugaces que brillan y se consumen como una chispa efímera en la oscuridad.

 

Espero que no tengáis pesadillas. Yo me voy ya . Creo que he perdido la llave de plata para encontrar algo nuevo, por eso estoy descolocado -¿la tila doble no ha logrado colocArte?

¿Siempre tienes que tener la última palabra?

 

Buenas noches, noches, noches, noches, noches, noches.

Si no comentas un fémur se comerá tu merienda:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s