INTRO pt.2 -El ratón se moja en leche.

El autobús avanzaba a paladas de asfalto duro, un traqueteo áspero los árboles inmóviles que había a los lados del camino, plantados como si observaran un pase de modelos.
En él iba el que escribía, el que era ratón. Había dormido en una caja de cerillas y, descubriendo en el amanecer un bebedizo de sabor sensual con colores y matices insinuantes e inasibles, deseó la humanidad para encontrarse con Anhelos, el pasional y siseante dios de un día y de todos, rastro mutable de ‘queriendos’ y ‘buscandos’. Así, se hundió en la taza de leche.
¡PLOF! Salpicó la leche por toda la cocina, se hizo el caos en ondas y gotas.
Expulsado de la taza por la fuerza del hambre de conocer, de querer y de ser dueño con manos y pies de mi cuerpo por un día, retomé mi existencia a los pies de la conciencia sin daltonismo ni bigotes. Ahora iba transportado por el autobús, esa máquina a motor que me llevaba de aquí a allá, rebuscando con mis ojos a mi amigo que más tarde, lo sabía, entre líneas estaría.

Entre leche y escritura esperaba su llegada.

Si no comentas un fémur se comerá tu merienda:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s